Manifiesto Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer -

Con motivo del 25 de Noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia de Genero, el Excmo. Ayuntamiento de Utrera y el Consejo Local de la Mujer, denuncian un año más la grave violación de derechos que este hecho representa.

La sociedad en la que vivimos, moderna aparentemente, carga con esta lacra cuyas raíces residen en la propia sociedad, basada en la transmisión de valores de dominación del hombre a

la mujer. No podemos olvidar a los niños y niñas víctimas de esta sinrazón, a los que la sufren directamente y también a aquellos que la padecen en la habitación de al lado.

La Ley Orgánica de medidas de Protección Integral ha supuesto que muchos hayan sido los malos tratos evitados y los asesinatos no cometidos. Muchas son las que son y serán protegidas y salvadas de una certera situación de riesgo físico y psíquico, también son muchos los menores que han podido salir de la espiral de terror, crueldad y violencia que los malos tratos significan. Pero como toda Ley, debe ser completada y perfeccionada a las vista de los datos que se dan.

Desde el Ayuntamiento de Utrera y el Consejo Local de la Mujer, creemos que no podemos ni debemos pasar por alto que aún quedan mensajes patentes y soterrados en las familias, en la educación, en los medios de comunicación, en la publicidad, los videojuegos, o las redes sociales, entre otros muchos

 


ambitos, que siguen transmitiendo una imagen de las mujeres que denigra profundamente nuestro papel, que nos desprecia y anula y nos hace responsables de todos los males. Esta imagen cala en lo más hondo de las personas jóvenes que están formando su personalidad y las hace reproducir tan terrible violencia, lo que conlleva que la edad de maltratadores y víctimas sea cada vez menor, y que los casos de maltrato hayan aumentado en las franjas de edad inferior a 30 años. La educación en valores democráticos implica colocar el papel de la mujer como persona en igualdad de derechos y, para ello, la educación tanto en la familia como en las aulas son fundamentales.

Enseñar a la sociedad a percibir los signos del maltrato y hacer visible esta violencia, es fundamental para su detección, rechazo y erradicación. Para que no se permita ni tolere ningún tipo de violencia contra nuestras hijas, hermanas, nueras, madres, compañeras y amigas, y no se consienta ninguna actitud humillante por parte de nuestros hermanos, hijos, yernos, padres, compañeros y amigos. Llamamos en especial a los hombres a no tolerar la violencia de otros hombres, a tener una actitud activa de denuncia para no caer en un silencio cómplice.

Desde este órgano manifestamos nuestra intención de seguir trabajando sin descanso desde cada ámbito de actuación: asociaciones, partidos políticos, administraciones… A continuar en la tarea de seguir sensibilizando a la sociedad sobre tan terrible violación de los derechos humanos de las mujeres y los niños, y nuestro compromiso de mantener una actitud constructiva y vigilante.

Nuestro recuerdo para todas aquellas mujeres que durante este año se vieron atrapadas en esta espiral de violencia que son los malos tratos, y que perdieron su vida.